PERSONAS TÓXICAS

PERSONAS TÓXICAS

 ¿Qué es una persona tóxica? ¿Cómo actúa? ¿Cómo reconocerla?

      Es esa persona que sin tu permiso pretende de algún modo dirigir tu vida. Se trata de una persona invasora.

Entre este tipo de personas nos podemos encontrar con las envidiosas, autoritarias, manipuladoras y personas con rasgos psicopáticos que buscan someterte, que hagas todo lo ellas quieren, como quieren y cuando quieren. Creen que tienen el derecho de inmiscuirse en la vida de otras, aunque estas últimas les muestren una y otra vez su oposición.

Nadie está libre de encontrarse con un tipo de perfil de estas características y puede encontrarse en cualquier ámbito de tu vida y representarse como un jefe, familiar, amigo, etc.

En ocasiones, permitimos a este tipo de persona entrar en nuestro círculo más íntimo, en lo que podríamos denominar nuestra casa, nuestro hogar. Ese lugar privado, privilegiado y reservado a las personas que quieres, con las que disfrutas y te sientes en armonía. Es importante que te pares a meditar sobre a quién quieres tener a tu lado, para ser consciente de aquello que te perjudica y no te permite avanzar en la vida.

A la persona tóxica la denomino “vampiro emocional”, este tipo de persona se vale principalmente de la culpa, la envidia, la agresión o descalificación verbal y la manipulación para desestabilizar y controlar de una forma u otra la vida de las demás personas.

¿Qué les mueve a actuar así? ¿De qué se valen?:

  • La Culpa: Utiliza el hacerte sentir culpable para paralizarte, para volverte en contra tuyo. La culpa es una emoción que produce mucha insatisfacción e incluso puede llegar a enfermarte. Si permites que te haga sentir culpable estás permitiendo que esa persona tenga el control de tu vida.
  • La envidia: La persona envidiosa está en la creencia de que nunca tendrá lo que la otra persona tiene y por consiguiente actuará y utilizará todo tipo de estrategias para pretender quitarte todo aquello que ella valora como valioso. En el fondo, la persona envidiosa tiene baja autoestima y un autoconcepto pobre de sí misma.
  • La descalificación o agresión verbal: El objetivo principal de la persona tóxica mediante el uso de la descalificación es minar tu autoestima para que ella pueda ser el centro del universo y poder brillar más que nadie. Este tipo de persona actúa de una manera insidiosa en busca del control y el poder que desea poseer. Por otra parte, a través de la agresión verbal (gritos, incontinencia verbal, malos tratos psicológicos, etc.) busca entrar en conflicto para hacerte sentir insegura y debilitada.
  • La manipulación: La persona tóxica se ha encargado de conocer muy bien tus debilidades para poder destruirte, pues este es su objetivo. Actuará principalmente a través del acoso moral, el maltrato verbal y la utilización de la culpa.

Este “vampiro emocional” es capaz de ver la paja en ojo ajeno pero no ser consciente de sus propias necesidades y problemas. Aceptar este tipo de manipulación es aceptar que cualquiera pueda utilizarte a su antojo, dado que has depositado en esa persona el poder y el control de tu vida.

Si eres el objetivo de este tipo de persona y te encuentras ante una situación ante la que no sabes cómo actuar, llámanos y te ayudaremos a resolverlo.

No permitas ser el juguete de una persona tóxica, saca a la serpiente de tu hogar, asume la dirección de tu vida, aprende a poner límites, decide por ti y sé dueña de tu propio destino.

Mariola Pascual Paredes

www.barhe.eus

  • San Ignacio 1 bajo izda. 20200 Beasain (Gipuzkoa)

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.